14.12.16

PARAGUAS


Las cartas bajo la lluvia es mejor escribirlas bajo el paraguas. No es bueno que ni tú ni el papel os mojéis. Así que para los días de lluvia en que queráis escribir una carta a alguna amistad, tened un buen paraguas a mano.
A modo de ejemplo, la carta podría empezar así:

—¡Caramba, María!... ¡Pero cómo llueveeeeee!... Ha sido abrir la carta y empezar este diluvio repentino... ¡¡Pero cooorreeeeee, métete debajo del paraguas, si no te vas a calar hasta los huesos!!... Así mejor... ¿No te mojaste mucho verdad?... Mejor que no, porque quiero contarte... (y bla, bla, bla...continúa la carta)

(Ver también estos enlaces [enlace 1] , [enlace 2]