1.8.16

ZZZZZZZZZ...


Aunque no os lo creáis, hay cartas que pueden escribirse mientras estamos dormidos.

A modo de ejemplo, la carta podría empezar así:

¡Hola, Jorgina!... Sssssssssssssst... Procura no hacer demasiado ruido mientras lees la carta porque, viendo que tardabas en abrirla, me he puesto a dormir un ratito y ya debo de ir por el séptimo sueño... De verdad que hoy estaba un poco cansado porque esta tarde no he parado. ¿Sabes qué he hecho?... (y bla, bla, bla...continúa la carta)

No hay comentarios: