30.5.16

IL DOLCE FAR NIENTE...


Hay cartas que es mejor tomárselas tranquilamente y no escribirlas demasiado desprisa, sino poco a poco.

A modo de ejemplo, la carta podría empezar así:

Hola, Caty... ¿Has visto qué bien que estoy aquí?... Esto es vidaaaaaaa... ¡Cuidado¡... por favor, no muevas tanto la carta que puedo darme la gran hostia... Así mejor, sujeta la carta con firmeza, que no se mueva tanto... por cierto, qué pasó con aquello de...? (y bla, bla, bla...continúa la carta)
( Podéis ver más cartas de tema veraniego en este [enlace] )