3.6.16

HACIENDO LA COLADA


Una carta puede escribirse en cualquier momento del día y mientras hacemos cualquier otra cosa, como por ejemplo, la colada.

A modo de ejemplo, la carta podría empezar así:
¡Hola , Montse!... ¡Cómo va eso!... Yo, ya lo ves... aprovechando la mañana para hacer la colada... Y me pillas tendiando toda esta ropa que con el día que hace ya verás qué rápido se seca... ¿Puedes pasarme un para de pinzas por favor que no llego?... Gràcies... ¿Ya sabes lo que me pasó ayer?... (y bla, bla, bla...continúa la carta)