17.5.17

GYM


El ejercicio físico i la escritura correspnsal noson dos cosas incompatibles. Esta carta ofrece un buen ejemplo de esta afirmación.

A modo de ejemplo, la carta podría empezar así:

¡Hola, Laura!... ¡Vigila, no te acerques tanto para leer la carta que puedo golpearte! Me pillas en plena sesión de levantamiento de pesos... Unooo... dooos... treeees... ¿Cómo dices?... No, no hace falta que te marches... Quédate i mientras yo "machaco" un ratito vamos charlando... seiiiiis... sieteeee... ¿Todo bien?... Yo voy tirando... nueveeeee... dieeeeez... Me dijeron que fuiste a... (y bla, bla, bla...continúa la carta)

No hay comentarios: