24.5.16

EN LA VENTANA



Una manera muy fresquita de escribir una carta a los amigos, es abriendo la ventana para tomar el fresco.

A modo de ejemplo, la carta podría empezar así:
¡Hola, Mònica! Desde aquí arriba, en la ventana, te he visto que pasabas por la calle y he pensado en decirte hola... ¡Cómo va eso?... Vaya calorcito que hace hoy ¿verdad?... Suerte de este brisita que entra por la ventana que si no... Oye, ¿cómo acabó aquello de?... (y bla, bla, bla...continúa la carta)