25.6.16

EN BARCA...


Un paseíto en la barca del tío Pep, lobo marino donde los haya, es una buena ocasión para escribir una carta de lo más relajada y de ambiente marino a alguna amistad nuestra. Eso sí... cuidado con el mareo si el agua está muy movida.

A modo de ejemplo, la carta podría empezar así:

¡Hola, Laura!... ¿Has visto cómo es de chula la barca del tío Pep?... Hoy hemos salido a dar una vuelta por costa... ¿Quieres subir, y así mientras vamos mirando el paisaje, charlamos un poquito?... Venga da un saltito que ya estás arriba... Una... dos... ¡y tres!... Muy bieeeeeen... ¡¡bienvenida a bordo!!... ¿Cómo estás?... (y bla, bla, bla...continúa la carta)
( Podéis ver más cartas de tema veraniego en este [enlace] )