3.12.16

DE BRAZOS CRUZADOS


La carta con los brazos cruzados va bien cuando has de hacer notar a alguien que estás esperando algo de él desde ya hace algún tiempo... y comienzas a ponerte impaciente.

A modo de ejemplo, el texto de la carta podría empezar así:
—Ostraaaaaasss, Bertaaaaaaa!!...¿Sabes que todavía estoy esperando que me cuentes aquello que me dijiste que me contarías cuando pasasen las vacaciones?... Pues todavía estoy esperando y ya hace noches que no duermo por no saber cómo acaba aquella historia... ¡¡Porfaaaaaaaaaaaaaaa, cuéntameeeeelooooo...!!... (y bla, bla, bla...continúa la carta)

No hay comentarios: