27.1.17

PIE ROTO



Quizá alguna vez en la vida tengamos un tropezón... y tal vez nos rompamos algún que otro hueso. Esta carta del pie escayolado va muy bien para escribir cartas en aquellas ocasiones en que estamos lesionados y sin poder movernos. También podéis ver [una pierna rota].
A modo de ejemplo el texto de la carta podría empezar así:

—Hola, Maria... Cuidado de no mover demasiado la carta mientras la sostienes para leerla que ya ves cómo estoy y aún me duele la pierna... Sí, mujer, sí... me he roto el pie y tengo un aburrimiento encima que no sé qué hacer. Y como me he acordado que todavía no te había respondido a tu última carta, aquí me tienes. Si quieres puedes pasarte a visitarme cuando quieras ¿vale?... Ya sabes que tus visitas me animan mucho... ;-) ... (i bla, bla, bla...continúa la carta)