13.12.16

PARAGUAS


La carta-paraguas tenedla a mano para los días de lluvia en que queráis escribir una carta a alguna amistad vuestra. Será todo un detalle ofrecerle un lugar donde resguardarse mientras lee la carta en un día lluvioso.

A modo de ejemplo, la carta podría empezar así:

¡Caramba, María!... ¡Pero cómo llueveeeeee!... Ha sido abrir la carta y empezar este diluvio repentino... ¡¡Pero cooorreeeeee, métete debajo del paraguas, si no te vas a calar hasta los huesos!!... Así mejor... ¿No te mojaste mucho verdad?... Mejor que no, porque quiero contarte... (y bla, bla, bla...continúa la carta)

(Ver también estos enlaces [enlace 1] , [enlace 2] )