9.12.16

HELP ME!!...



Hay veces que cuando uno se sienta en el borde superior de la carta, corre el riesgo de caerse. Esto ocurre por confiarnos demasiado en nuestras dotes de equilibrista.

A modo de ejemplo, la carta podría empezar así:
¡Socooooooorrrrrrooooooooooooooooo!... ¡Ostras, Sus!... ¡Ayúdame a subir al borde de la carta que me he caído!... Suerte que me he podido sujetar al filo que si no, vaya batacazo me habría dado... Venga, cógeme por un brazo que yo intentaré hacer fuerza con los pies... ¡Vamos, fuerteeeee... que ya casi estoy arriba... ¡Ahoooraaa...! Vaya, no sabes la suerte que ha sido que pasaras por aquí... Ya me veía explicándote la carta todo el rato cogido en el margen... ¿Que cómo me he caído?... Pues estaba aquí tan tranquilo esperando que abrieses la carta cuando de repente me he visto abajo... Bueno ya pasó... ¡Qué, cómo vamos!... (y bla, bla, bla...continúa la carta)

No hay comentarios: