5.9.17

MANOS EN LOS BOLSILLOS


Esta carta con las manos en los bolsillos es ideal para grandes momentos de aburrimiento.


A modo de ejemplo, el texto de la carta podría empezar así:


—¡¡Ostras, Paula... vaya aurrimiento!!... Ya ves cómo estoy, con las manos en los bolsillos... ¿No se te ocurre nada para hacer?... Yo estoy bajo de ideas... ¡Espera, ya sé!... Te escribiré una cartita de aquellas que te gustan tanto, ¿vale?... A ver, ¿ya sabes lo que pienso hacer el próximo fin de semana?...(y bla, bla, bla...continúa la carta)

No hay comentarios: