20.5.17

COMIENDO


En la hora de comer no se acostumbra nunca a escribir cartas a los amigos... Aunque, de vez en cuando, podemos hacer excepciones.

A modo de ejemplo, la carta podría empezar así:

¡Caramba, Elvira!... ¡Mira que oportuna llegas!... ¡Estaba a punto de empezar a comer cuando has abierto la carta!... ¿Cómo dices?... Pues hoy toca paella con conejo... ¿Que quieres acompañarme?... Pues ves a coger tenedor y cuchillo de la cocina que aquí hay para los dos!... Los encontrarás en el cajón de arriba del armario del fondo... ¡Ese mismo!... ¡Venga, al lío!... ¡Buen provecho!... ¿Y qué me cuentas?... Te pongo un poco de vino, ¿eh?... Poco, vale, que tienes que conducir... Pues yo,ya ves... (y bla, bla, bla...continúa la carta)

No hay comentarios: