13.3.17

CIGARRILLO



Aunque no es demasiado recomendable fumar, por aquello de que va mal para la salud, de vez en cuando nos vendrán ganas de echar un cigarrillo mientras dejamos que las musas nos inspiren una cartita.

A modo de ejemplo, la carta podría empezar así:

¡Hola, Montse... ¡Què tal!... Estaba aquí fumando cuando me han venido ganas de coger boli y papel para escribirte un ratillo... ¿Quieres uno?... Toma, fuego... Oye, mientras fumamos, déjame preguntarte cómo te fue la salida que hicisteis a... (y bla, bla, bla...continúa la carta)