17.7.16

HAMACA



Hay cartas que es mejor tomárselas tranquilamente y no escribirlas demasiado desprisa, sino poco a poco. La carta-hamaca es ideal para escribir cartas mientras descansamos apaciblemente. Pero tened cuidado de no mever mucho la hamaca, no vayáis a acabar en el suelo sin querer.

A modo de ejemplo, la carta podría empezar así:

Hola, Caty... ¿Ves qué bien estoy aquí?... Esta carta-hamaca es de lo más descansado que hay... Pero hazme el favor de no moverla tanto que esto empieza a moverse mucho... Así, sujétala fuerte, que no se te mueva... Por cierto, ¿qué pasó con aquello de...? (y bla, bla, bla...continúa la carta)

( Podéis ver más cartas de tema veraniego en este [enlace] )