17.10.16

BLA-BLA-BLA...


Las cartas dialogadas son muy divertidas pues vosotros tenéis que imaginar una conversación entre vosotros mismos y la persona a quien va dirigida la carta, conversando con ella de las cosas que a vosotros os interesan y que la persona a quien enviais la la carta leerá como si fuera un diálogo.

A modo de ejemplo, la carta podría empezar así:

¡Hola, Sus!—¡Hola, Manu
—Ahora que te veo... ¿cómo estás?
—Voy tirando...
—Eso está bien... ¿Sabes qué me ha pasado?
—Cuenta... cuenta...
—Pues que al final...
(y bla, bla, bla...continúa la carta)

No hay comentarios: